miércoles, 20 de abril de 2016

Deslinde

Las situaciones en las que se encuentra un heredero cuando recibe una herencia, son muy variadas y también, "variopintas", más aun cuando dicha designación es totalmente imprevista y prácticamente se encontraban causante y heredero, sin relación alguna.

En tal supuesto, el desconocimiento, sobre todo en temas de fincas rusticas es tan variado que puede dar lugar a situaciones curiosas y también conflictivas.

Es el caso, que sabemos que hemos recibido un olivar, por ejemplo, pero tenemos problemas con el colindante, y preguntando en ámbito familiar, nos confirman que esa cuestión ya la tenia la persona a la que hemos heredado. Surge la pregunta ¿Cómo arreglo, el lio? . ¿Hasta donde llega mi finca? ¿Ha pasado el plazo para arreglar la situación?

Parecen cuestiones simples, pero en el ámbito rural están a la orden del día, problemas de lindes.

Una de las acciones que podemos plantear es la de "deslinde", cuyo objeto es individualizar, concretar la finca, y sus linderos, su perímetro, utilizable en aquellos casos en los que los limites de los terrenos de distintos propietarios están confundidos. Confusión de linderos y colindancia son los presupuestos básicos para que la acción prospere.

En cuanto el plazo, no hay problema, es imprescriptible.


Mucho tiempo sin escribir por este blog, vuelve Haerentia, con muchas ideas, un poco de tiempo y comenzamos de nuevo.
Saludos